Testimonios

[Testimonios][bleft]

Catecismo

[Catequesis][bleft]

CERS

[CERS][twocolumns]

MFC

[Movimiento Familiar Cristiano][bsummary]

ÁFRICA/MALI - “Mali es el epicentro de grupos yihadistas que controlan el Sahel”

Sistema de Información del Vaticano

Bamako (Agencia Fides) - “La situación de seguridad en varias áreas de Mali lleva varios meses siendo preocupante”, dice Fides don Edmond Dembele, Secretario General de la Conferencia Episcopal de Malí, al comentar el logro del acuerdo para la G5 Sahel, una fuerza de estabilización regional de 5.000 hombres creada con el apoyo financiero de la Unión Europea, Estados Unidos, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, y formado por soldados de Mali, Níger, Burkina Faso, Chad y Mauritania. La futura fuerza tendrá su sede en Bamako, Malí, y también se desplegará en Níger y Burkina Faso.
El p. Dembele ilustra la situación de inseguridad en Malí que ha llevado a la creación de la nueva coalición militar.
“Esperábamos que con la firma del acuerdo de paz de Argel en junio de 2015, se hubieran creado las condiciones para la pacificación y la estabilización del país. De hecho, durante unos meses después de la firma del acuerdo, experimentamos un momento de relativa paz. Pero desde hace casi un año somos testigos de un retorno a la inseguridad, especialmente en el centro de Mali e incluso en la capital, Bamako, donde se han producido ataques”, dice el p. Dembele.
“En el centro del país, en los últimos meses, se han producido varios atentados terroristas que se hacen cada vez más regulares”, enfatiza el sacerdote.
“La creación de la fuerza G5 es un signo de esperanza no solo para Mali, sino para toda la región subsahariana. De hecho, Malí parece ser el epicentro de la inseguridad regional porque la mayoría de los grupos terroristas tienen su base en Mali y actúan desde nuestro país para atacar Burkina Faso y Níger. Por ello se explica la decisión de centrar aquí la acción de la nueva fuerza regional de estabilización”, explica el p. Dembele.
El Acuerdo de Argel ha introducido en un proceso de paz a los grupos independentistas tuareg que están en el origen de la crisis que estalló en enero de 2012, cuando el norte de Mali, fue conquistado por los rebeldes tuareg, creando la efímera República de Azawad. Los separatistas fueron suplantados casi de inmediato por algunos grupos yihadistas que comenzaron a amenazar al resto del país. Su avance había sido detenido y luego rechazado por la intervención de las tropas francesas y chadianas que reconquistaron el territorio perdido.
“El acuerdo de Argel ha permitido calmar las aspiraciones independentistas de las regiones del norte, que ahora están controladas por las Fuerzas Mixtas, compuestas por ex rebeldes de Azawad, por soldados del ejército regular de Mali, por los cascos azules de la MINUSMA (Misión de la ONU en Mali) y por la milicia progubernamental”, dice el p. Dembele. “Los grupos terroristas están presentes en el norte pero cada vez más también en el centro de Mali, particularmente en las áreas de Ségou y Mopti, incluida la zona de Pays Dogon. En el área de Mopti, hace algunas semanas, varias iglesias católicas fueron atacadas y por esta razón, como iglesia, habíamos lanzado una alarma (véase Fides 5/10/2017)”.
“Estos grupos están vinculados al tráfico ilegal (armas, drogas, cigarrillos, seres humanos) que está concentrado en el centro de Mali. Se trata de intercambios muy lucrativos y los contrabandistas, como los yihadistas, tienen interés en sembrar el caos para evitar que el estado controle el área y haga cumplir la ley”, concluye el p. Dembele. (L.M.) (Agencia Fides 14/12/2017)


Compartir:

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.:

Señor de la Misericordia