Testimonios

[Testimonios][bleft]

Catecismo

[Catequesis][bleft]

CERS

[CERS][twocolumns]

MFC

[Movimiento Familiar Cristiano][bsummary]

“El padre Alfonso destacaba por tres actitudes: humildad, entrega absoluta y gran sensibilidad”, P. Rubén Pedro Borda CM

Sistema de Información del Vaticano

(RV).- “Para ser discípulo de Jesús hay que tener el mismo corazón del navegante: tener horizonte y valor. Nunca serás buen misionero sin horizonte ni valor.” En Radio Vaticana tomamos las palabras que Papa Francisco pronunció el pasado 27 de mayo durante su visita a la ciudad italiana de Génova sobre los misioneros como punto de partida para traer a nuestros oyentes, un testimonio de misión, llevada hasta las últimas consecuencias en el servicio a los más pobres hasta la entrega de la propia vida.

Con motivo de la celebración del 400 aniversario de la fundación del Carisma Vicentino, hablamos con el P. Rubén Pedro Borda CM, Superior de la Provincia del Perú de la Congregación de la Misión acerca el P. Alfonso Asencios Zuloaga, misionero vicentino desaparecido en la selva del Perú en 2011. “El padre Alfonso Asencios se fue un viernes a una comunidad un tanto distante de donde ellos viven, alrededor de 30 km y en la mañana del sábado del 23 de noviembre de 2011 desapareció” y continúa “salió por la mañana alrededor de las cuatro de la mañana para que no le alcanzara mucho ni el calor ni tampoco la lluvia y no hemos sabido ya nada de él”.

Han pasado ya más de 5 años desde su desaparición pero el padre Pedro asegura que "la causa está todavía abierta" y en el momento en el que aparezcan nuevas pistas, “nuevamente vuelven a surgir las posibilidades de intentar encontrarlo”. Además, recordando su entrega de más de 20 años como misionero en la selva del Perú, afirma que el padre Alfonso destacaba por tres actitudes fundamentales: “la humildad en el trabajo; la entrega absoluta al trabajo y la gran sensibilidad que tenía para acompañar a las personas, especialmente a las más desamparadas”.

Por otro lado, el P. R. Pedro Borda CM, nos habla también de la intensa labor de ayuda misionera llevada a cabo por las Hijas de la Caridad en las zonas más devastadas tras los recientes desastres naturales sucedidos en lugares vulnerables de Perú.  “Son alrededor de 150 religiosas y tienen aproximadamente 22 fundaciones, la mayor parte de ellas en zonas muy marginales” explica el padre Pedro haciendo hincapié en las labores que realizan “colaboran con orfanatos, o lo que se podría denominar de ayuda al niño desprotegido en la infancia ya prácticamente desde su nacimiento” así como con los ancianos, además de tener varios colegios donde enseñan la educación hasta que llegan a la universidad.

Las Hijas de la Caridad, fieles al espíritu de sus fundadores, San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, que celebran estos días el 400 aniversario de su fundación; se encuentran desde enero repartidas en poblaciones como Chaclacayo, Chosica, Carapongo, Huachipa y Trujillo, “donde realizan un trabajo fundamentalmente asistencial de apoyar a las familias y las necesidades básicas porque todo lo perdieron”.

Por último, el padre Pedro en su mensaje final, dirigido especialmente a los oyentes de Radio Vaticana, exhorta a que “las personas tengan ese grado de sensibilidad hacia la caridad y con la justicia”.

(Mireia Bonilla para RV)


No hay comentarios.:

Señor de la Misericordia