Testimonios

[Testimonios][bleft]

Catecismo

[Catequesis][bleft]

CERS

[CERS][twocolumns]

MFC

[Movimiento Familiar Cristiano][bsummary]

Radio Vaticano en español para Guinea Ecuatorial y África

Sistema de Información del Vaticano

Compartimos algunos momentos con el Papa Francisco

(RV).- En la víspera de Pentecostés, resuenan las palabras del Santo Padre en su audiencia general, en la fiesta de la Visitación de María:

«Hermanos y hermanas, la próxima fiesta de Pentecostés – que es el cumpleaños de la Iglesia: Pentecostés – que esta próxima fiesta de Pentecostés nos encuentre concordes en la oración, con María, la Madre de Jesús y nuestra. Y el don del Espíritu Santo nos haga sobreabundar en la esperanza. Les diré más: nos haga derrochar esperanza con todos aquellos que son los más necesitados, los más descartados y por todos aquellos que tienen necesidad»

Los cristianos deben ser sembradores de esperanza para ello invoquemos al Espíritu Santo para que nos haga sembradores de esperanza, que es como deben ser los cristianos:

El cristiano debe sembrar el bálsamo de la esperanza, nunca el vinagre de la amargura y de la desesperanza

Recibiendo  al Espíritu Santo, los cristianos somos capaces de ser también nosotros – como Él y gracias a Él – paráclitos, es decir consoladores y defensores de nuestros hermanos, reiteró el Papa Francisco en su audiencia general, antes de la Solemnidad de Pentecostés:

Con el Apóstol Pablo, el Santo Padre recordó que el Espíritu Santo alimenta la esperanza no sólo en el corazón de los hombres, sino que también toda la creación participa en ese anhelo. Y reiteró la importancia de respetar al Creador en la creación.

La Iglesia existe sólo para anunciar el Evangelio y la alegría de la Iglesia es la de anunciar el Evangelio de Cristo, reiteró el Obispo de Roma introduciendo el rezo a la Reina del Cielo, el domingo 28 de mayo.

En el día en que en numerosos países se celebraba la Ascensión del Señor, invitó a dirigir nuestra mirada al cielo, donde Cristo está sentado a la diestra del Padre, reforzando nuestros pasos en la tierra para proseguir con entusiasmo y valentía nuestro camino, nuestra misión de testimoniar y vivir el Evangelio en cada ambiente.

Y ello sólo gracias al Espíritu Santo, que nos hace capaces de cumplir eficazmente nuestra misión de hacer conocer y experimentar cada vez más a los demás el amor y la ternura de Jesús.

Nos acompaña la Voz de los Peregrinos en la Plaza de San Pedro

(CdM – RV)


No hay comentarios.:

Señor de la Misericordia