Testimonios

[Testimonios][bleft]

Catecismo

[Catequesis][bleft]

CERS

[CERS][twocolumns]

MFC

[Movimiento Familiar Cristiano][bsummary]

Papa: actualidad del mensaje de Don Mazzolari, el párroco y su servicio al Señor y al pueblo de Dios

Sistema de Información del Vaticano

(RV).- Ante la tumba de Don Primo Mazzolari, en Bozzolo empezó hoy la peregrinación del Papa para luego proseguir hasta el cementerio de  Barbiana y rezar ante Don  Lorenzo Milani:

«Hoy he peregrinado aquí, Bozzolo y luego a Barbiana, siguiendo los pasos de dos párrocos que han dejado una huella luminosa, por cuanto ‘incómoda’, en su servicio al Señor y al pueblo de Dios. He dicho tantas veces que los párrocos son la fuerza de la Iglesia en Italia. Cuando son los rostros de un clero no clerical, ellos dan vida a un verdadero ‘magisterio de los párrocos, que hace tanto bien a todos. Don Primo Mazzolari ha sido definido ‘el párroco de Italia’. Y San Juan XXIII lo saludó como ‘torbellino del Espíritu Santo en la baja padania».

Tras hacer hincapié en la personalidad sacerdotal de Don Primo Mazzolari, que ha querido proponer a todos los párrocos de Italia y del mundo, arraigada en «la rica tradición cristiana de esa tierra padana, lombarda y cremonesa, el Obispo de Roma meditó sobre la actualidad de su mensaje, que puso simbólicamente con el telón de fondo de tres escenarios, típicos de esa zona de Italia, que cada día llenaban sus ojos y su corazón: el río, el cortijo y la llanura.

Con la imagen del río, el Papa recordó el ministerio de Don Mazzolari, su predicación embebida en la Palabra del Dios vivo, en el Evangelio meditado y rezado, reflejado en el Crucificado y en los hombres:

«Su profecía se realizaba en el amar su propio tiempo, enlazando su corazón a la vida de las personas que encontraba, percibiendo toda posibilidad para anunciar la misericordia de Dios. Don Primo Mazzolari no fue uno que vivía lamentando la Iglesia del pasado, sino que intentó cambiar la Iglesia y el mundo a través del amor apasionado y la entrega incondicional».

Con la imagen del cortijo, el Santo Padre hizo hincapié en las viviendas de campaña que reunían a las familias campesinas y la mirada misericordiosa y evangélica sobre la humanidad del párroco Mazzolari. Y en el marco de la imagen de la gran llanura, el Papa reiteró que Jesús prepara a sus discípulos conduciéndolos entre la multitud, en medio de los pobres, donde se encarna la misericordia de Dios:

«Ante la caridad pastoral de Don Primo se abrían diversos horizontes, en las complejas situaciones que tuvo que afrontar: guerras, totalitarismos, enfrentamientos fratricidas, la fatiga de la democracia en gestación, la miseria de su gente. Los aliento, hermanos sacerdotes, a escuchar al mundo, que vive y obra, para hacerse cargo de toda solicitud de sentido y de esperanza, sin temer atravesar desiertos y zonas de sombra. Así podemos ser Iglesia pobre para y con los pobres, la Iglesia de Jesús»

El Siervo de Dios Primo Mazzolari «vivió como cura pobre, no como un pobre cura», señaló también el Papa Francisco, recordando el testamento espiritual de este párroco y su amor a los pobres:

«Queridos amigos les agradezco por haberme acogido hoy en la parroquia de Don Primo. Enorgullézcanse por haber generado ‘curas así’ y no se cansen de llegar a ser también ustedes ‘curas y cristianos así, aunque ello requiera luchar con uno mismo, llamando por su nombre las tentaciones que nos insidian dejándonos sanar por la ternura de Dios».

(CdM – RV)

(from Vatican Radio)


No hay comentarios.:

Señor de la Misericordia