Testimonios

[Testimonios][bleft]

Catecismo

[Catequesis][bleft]

CERS

[CERS][twocolumns]

MFC

[Movimiento Familiar Cristiano][bsummary]

Culmina la primera conferencia sobre el cuidado de los Océanos organizada por la ONU

Sistema de Información del Vaticano

(RV).- Concluye la Conferencia de los Océanos, organizada por Naciones Unidas del 5 al 9 de junio en su sede de Nueva York. Se trata de la primera conferencia dedicada en exclusividad al análisis de esta temática que preocupa e interesa a nivel mundial. Tal y como se lee en la página web de la ONU, este evento es "una oportunidad única e inestimable para que el mundo revierta el deterioro de la salud de los océanos y los mares con soluciones concretas".

El objetivo es hacer un llamamiento para conservar y usar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos. En este contexto recordamos las palabras del Papa Francisco hablando precisamente sobre "la inminente necesidad de cuidar nuestra Madre Tierra, Nuestra Casa Común", durante su discurso pronunciado en esta misma sede el 25 de septiembre de 2015, en su viaje apostólico a los Estados Unidos.

"El abuso y la destrucción del ambiente, al mismo tiempo, van acompañados por un imparable proceso de exclusión", afirmó el Santo Padre en la sede de la ONU en Nueva York, explicando que se trata de "un afán egoísta e ilimitado de poder y de bienestar material lleva tanto a abusar de los recursos materiales disponibles como a excluir a los débiles y con menos habilidades". 

"La crisis ecológica, junto con la destrucción de buena parte de la biodiversidad puede poner en peligro la existencia misma de la especie humana", continuó diciendo el Sucesor de Pedro. "Cualquier daño al ambiente, por tanto, es un daño a la humanidad porque cada una de las creaturas, especialmente las vivientes, tiene un valor en sí misma, de existencia, de vida, de belleza y de interdependencia con las demás creaturas".

"Los cristianos, junto con las otras religiones monoteístas, creemos que el universo proviene de una decisión de amor del Creador, que permite al hombre servirse respetuosamente de la creación para el bien de sus semejantes y para gloria del Creador, pero que no puede abusar de ella y mucho menos está autorizado a destruirla. Para todas las creencias religiosas, el ambiente es un bien fundamental (cf. ibíd., 81)", concluyó el Pontífice.

Sigue a la Radio del Papa también en las Redes Sociales, informándote a través de Facebook y Twitter

 


No hay comentarios.:

Señor de la Misericordia